Reír o no reír…esta es la cuestión.

Muchas tenéis la duda sobre si sonreír o no sonreír… He tenido clientas que me han dicho es que “yo siempre río”, o “yo me gusto más cuando estoy seria”, pues dependerá de tu carácter, y de tu forma de ser….Quiero mostrar tu alma, tu esencia… y si eres una persona que sueles ser risueña, divertida que sueles reír ¿por qué no vamos a mostrarlo en tus fotos?… ¡Tu eres así!

Atrévete

No obstante, también queremos aprovechar la sesión para descubrir tu otro “yo” más o menos oculto, por lo que probaremos otras facetas. Piensa que la sesión es una especie de teatro, donde tú eres la protagonista. Atrévete a probar algo nuevo y quizás te guste…Si vemos que no es así…no te preocupes, seguiremos en tu zona de confort. Me encanta la fotografía Boudoir, porque muchas os sorprendéis del resultado y en ocasiones descubrís alguna faceta que no pensabais que teníais!

Hay muchísimas facetas, atrevida, recatada, natural, inocente, erótico, delicada, elegante, intelectual, misteriosa, aventurera… ¿te atreves con alguna?

El ritmo

Es difícil predecir el resultado de la sesión, porque el ritmo lo marcas tú. Yo te propondré, te indicaré, pero dependerá de ti si prefieres arriesgar, acelerar o frenar… conseguiremos resultados diferentes. Cuando más te atrevas, más descubrirás en tus fotografías Boudoir.

No te obsesiones

Sobre todo no pienses demasiado, te iré dando pautas, pero no te obsesiones en ofrecer, posar…la naturalidad surge cuando la sesión fluye, sin dar más importancia. Lo importante es que te sientas a gusto, disfrutes de tu momento y el resto ya saldrá  🙂